Historias de mujeres poco convencionales

Noches de desenfreno, mañanas de Ibuprofeno

No lo llames Blue Monday, Llámalo RESACON

¿Que coñazo esto de Blue Monday? Lo digo porque yo en Enero tengo Blue Tuesday, y Blue Wednesday, no resurjo de mis cenizas hasta el viernes.

Y todo esto del Blue Monday por una campaña publicitaria,Historia del Blue Monday en fin lo mío es “Blue” no es por tristeza, ni por depresión, es fundamentalmente por el RESACON que tengo

Pensaba que era un tópicazo eso de: “Las resacas empeoran con la edad” pero no, es una verdad como una casa y lo estoy sufriendo en mis propias flácidas carnes.

Cada vez que sales sueles escuchar a tu ángel decirte (Cariño, mañana tienes cosas que hacer y no puedes permitirte una resaca como un piano, así que una cervecita y a casa, guapa) pero te das cuenta que la cosa se va a descontrolar cuando tu amiga paga la primera ronda y te toca a ti pagar la segunda y sois cuatro amigas= cuatro cervezas=cuatro copas=llegar a casa a las cuatro de la mañana mínimo.

Pero lo peor de todo, no es la noche y la juerga, lo peor de todo, es el día de después.

Noches de desenfrenos, mañanas de Ibuprofeno.

Cada persona pasa las resacas de la mejor manera posible. Lo que con 20 años era un ligero dolor de cabeza y un leve síntoma de náuseas ahora con cuarenta es un infierno.

Lo hiciste, saliste el sábado a tomar una caña y se fue de madre, empezaste de manera más tímida con una cañita, te pasaste al vino en la cena, un gin tonic “digestivo” y acabaste con chupitos de Jaggermeister y Thunder bitch.

Y hoy no puedes con tu alma, la cabeza te va a explotar, te miras el bolso y esta lleno de flyers de sitios que ni siquiera sabías ni que existían.

Lo malo es cuando miras el móvil, y ves que has mandado un whatsapp a tu ex diciéndole que le echas de menos, otro a tu yogurín de manera desesperada: ¿Dónde estas? Tengo ganas de verte, dónde quedamos.

Y lo peor… tienes el teléfono de alguien que ni conoces, y te ha dado los buenos días y te ha preguntado si llegaste bien a casa. Joderrrrrrr que pasó ayer!!!!!!!!!

Pero las resacas son distintas para cada persona.

Están las resacas que abrazas al WC, esas que piensas que la vida se te va por el retrete, y salen de tu estómago cosas que ni sabías que habías metido.

Y empieza la fase de negación: “Creo algo me ha sentado mal, porque yo anoche no bebí tanto, seguro que había algo en mal estado, voy a llamar a mis amigos a ver si ellos están como yo”.

La resaca en modo vegetativo en el sofá, mirando a la nada con la botella de agua en la mesa y creyendo que aquí no ha pasado nada, duermes y duermes, tu cuerpo está roto, vas de la cama al sofá y del sofá a la cama. Y por supuesto no quieres que llegue nunca el lunes para no despertar de ese dulce letargo.

La resaca que no es resaca, porque te lentavantas más borracho de lo que te acostaste.

Son más fáciles de controlar porque dos ibuprofenos, agua y a funcionar como si aquí no hubiera pasado nada.

Lo malo del tema es cuando te da el bajonazo, ahí si te quieres morir.

¿Pero y levantarte en casa ajena? Te sientes desorientado, no sabes donde está la puerta, ni el baño y ¿este tío? ¿Quién este tío? Sal, de aquí, corriendo.

Esto convencida que aunque tengas 20 años has pasado por alguna de estas resacas.

Y si no es así: TE ODIO (Arrieros somos y en el camino nos encontraremos)

Sra Feten

Please follow and like us:

2 thoughts on “Noches de desenfreno, mañanas de Ibuprofeno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *